11 Consejos para que esta Navidad pese menos

Actualizado: mar 9


En realidad hay que aplicarlos siempre: en Navidad y en No Navidad. Pero sí es verdad que en esta época cuesta más mantener buenos hábitos, así que un recordatorio y algunas acciones extra pues ayudan ¿no crees? Pero ante todo es muy importante que no te flageles, no te sientas culpable ni te estés controlando constantemente, porque esas sensaciones pueden generarte un efecto muy negativo y contraproducente: que de tanto controlarte te entren más ansiedad y te provoquen más atracones. Que por estresar a tu mente, esta busque inconscientemente lo contrario y entre en estado de rebeldía. Si te apetece, tomarte un turroncito o lo que sea tu debilidad, hazlo y disfrútalo sin remordimientos. Simplemente pon algunas medidas que te ayuden y compensen.


1 Bebe un vaso de agua antes de comer. Te quitará la ansiedad si tienes mucha hambre. Además hay veces que te puede crujir el estómago, y lo que estás es deshidratación, por eso a menudo confundimos el hambre con la sed.

La falta de agua, hace que la cantidad y la fuerza de la mucosidad del estómago disminuyan, lo que provoca que cause un acidez e indigestión.


2 Haz comidas en dos tiempos. Muchas veces comemos por los ojos y si eres de las que están educadas como yo con “todo lo que te sirves se come ” “no puede quedar nada en el plato “ pues imagínate lo que harás si te ponen delante un plato rebosante. Es mejor que empieces por una ración pequeña y si luego quieres un poco más (lo más probable es que no) pues repites otro poquito. Saber que puedes repetir también te quitará la ansiedad


3 Recurre a las infusiones. 2 ó 3 al día es lo ideal, ayudan a aligerar las digestiones: manzanilla, hinojo, poleo ... y a tu hígado: diente de león, cola de cabello, tomillo... y son buenas para evitar retención de líquidos: té verde, cilantro, jengibre.

Hay una infusión que viene del Ayurveda (medicina ancestral de la India) que es genial para las digestiones y es detox, la puedes preparar tú, compras las especias a granel y "do it yourself" que además, te va a recordar a cuando eras pequeño y jugabas a las pócimas, ¿tú jugabas? a mi me encantaba.

¿Qué hierbas necesitas? semillas de cilantro, comino sin moler, hinojo en hierba o semilla. Le pones 1 cucharada de cada y 1L de agua y te lo vas bebiendo a lo largo del día. Lo ideal es que a las 6 de la tarde ya lo hayas terminado, para evitar levantarte por la noche para ir al baño.

Otra opción que puedes probar es tomar 1 vaso de agua tibia con 1/2 limón en ayunas. es diurético por lo que te ayuda con la depuración de toxinas. Además calma y neutraliza síntomas producidos por abusos o indigestión, como la acidez o ardor de estómago, gases o náuseas. Y como tiene vitamina C también es un estupendo anti aging natural.


4 conviértete en casi vegana. Hojas verdes con mucha proteína y super saludables (guisante, espinacas, kales, frutas con poco índice glucémico (pomelo, manzanas peras, mandarinas, frutos rojos), setas variadas que son super potentes para el sistema inmune y una fuente buena de proteínas. Así haz tu dieta detox y anti inflamatoria sin darte cuenta cuando comas en casa, ya tomarás pescado, carne, embutido cuando salgas en los días clave. Asegúrate que cada día incluyes en tu alimentación verduras y frutas, que te ayudará con la retención de líquidos y la eliminación de toxinas y sin duda a perder peso. Además tendrás "pocas calorías y muchos nutrientes", lo contrario que ocurre con los aperitivos, el azúcar y las grasas que "te aportan muchas calorías, y pocos nutrientes". Si vas a casa de alguien, lleva tú el aperitivo y prepara algo vegetal. Con el mundo vegetal se pueden hacer recetas para chuparse los dedo y que no sean aburridas. En el apartado de recetas te dejo un par de aperitivos vegetales, ricos y saludables, échales un ojo.


5 Dátiles, ciruelas pasas, orejones como tentempié o después de comer. No se en tu casa, pero en la mía, aparte de turrones siempre se ha servido lo que llamamos "Cascajo" que es un mix de frutos secos y frutas deshidratadas: nueces, avellanas, orejones, dátiles. Siempre había pesado que eran super engordantes, pero hay estudios recientes que demuestran que ayudan a disminuir el nivel de glucemia tras las comidas. Se de alguien a quien este estudio le hará muy feliz, a mi hermana Pino, es una amante absoluta de lo orejones. Y reconozco que yo también, y ya los he incorporado en mis picoteos.


6 los días no clave evita salsas, cocina al vapor, plancha. Las comidas de estas fechas suelen ser bastante más calóricas, con más aderezos. Por eso cuando estés en tu casa y tú organices, simplifica e igualmente cuando vayas a restaurantes elige platos de elaboraciones ligeras: a vapor se mantienen más los nutrientes (vitaminas y minerales) de los alimentos. Una de las moléculas que más se ven afectadas por el calor es la vitamina C, por eso cocínalo lo mínimo, al dente. Por ejemplo le brócoli, yo lo hiervo 8 minutos y listo.

Para las digestiones es mejor que las verduras estén un poco cocinados que no crudas, además para este tiempo, das más calorcito al cuerpo y se queda como más confortable y más saciado.


7 Ayuda a tus digestiones comiendo despacio. Corta trozos pequeños, apoya los cubiertos entre bocado y bocado ... pásate masticando.

La digestión empieza en la boca, no en el estómago, mientras masticas se segrega saliva, y es que la saliva es un jugo digestivo fundamental: humedece los alimentos para transportarlos más fácilmente por el esófago hacia el estómago. La saliva también tiene una enzima que comienza a descomponer químicamente los almidones en los alimentos.

Si no respetamos los tiempos en la boca, al estómago le va a costar mucho más digerir y es cuando se producen las digestiones lentas y pesadas.

Si no dejas pausas entre bocado y bocado la sensación de saciedad tarda más en llegar al estómago, porque no has dado tiempo al cerebro a que envíe la señal, y lo más probable es que sigas teniendo hambre y no termines de llenarte. Eso hará que comas más y que al rato tengas mucha sensación de pesadez y caigan tus niveles de energía.


8 Haz comidas con pocos ingredientes para que tu estómago descanse. Si sobrecargas a tu estómago, se vuelve más lento, y es cuando te produce malestares. Evita comidas que tardan más en digerirse como la carne o los ultra procesados. Con pocos ingredientes, el estómago debe invertir menos energía en hacer la digestión y así lo dejas descansar. Elimina el azúcar añadido, reduce el café, el alcohol que son irritantes . Otra forma de hacer que tu estómago descanse, es espaciar las horas entre comidas: unas 5-6 horas entre desayuno y comida y cena, y unas 10-12 entre cena y desayuno.


9 Si bebes cerveza, vino o copa, acompáñalo siempre con un vaso de agua, reducirás la deshidratación y retención de líquidos., ya que ayudará algo a reducir el azúcar que añade el alcohol El alcohol inhibe la hormona antidiurética y la producción de orina aumenta. Esto hace que perdamos aguda y minerales, por eso debemos compensarlo bebiendo agua extra y los efecto negativos en las digestiones y en nuestra cabeza y organismo se reducirán. corporal.